La combinación perfecta.

El aplicador succiona de forma indolora la zona a tratar enfriando los depósitos de grasa de una manera controlada durante un período prolongado (por lo general de 60 minutos). La ruptura completa y la eliminación de las células grasas de forma natural a través del sistema linfático toma alrededor de 10-12 semanas.

Gracias a su cabezal con un aplicador de 39 mm, el Z Wave transmite ondas de choque radiales directamente y con alta precisión al tejido. Esta científicamente comprobado que aplicar este tipo de ondas desencadena un proceso de tensado en la estructura de la piel.

Cómo funciona.

1. Inicio de criolipólisis.
Colocar el aplicador en la zona de tratar e iniciar el enfriamiento.

2. Reacción inmediata.
Las células de grasa en la zona del tratamiento reaccionan al enfriamiento.

3. Eliminación de las células de grasa.
Después del tratamiento, las células de grasa están eliminadas naturalmente.

4. El resultado.
Después de 8-12 semanas se puede observar el resultado final.

Resultados combinados.

Estudios llevados a cabo han demostrado que el tratamiento de onda de choque directamente después de choque directamente después de una sesión de criolipolisis y de los posteriores una vez a la semana durante un mes puede hasta duplicar los efectos del tratamiento con respecto a reducción de grasas.

*Estudios realizados por Jeffrey A. Hunt, Tampa, US 2013.